Mérida

MéridaSituada en plena Vía de la Plata, Mérida (Badajoz) es heredera de un esplendoroso pasado romano.

Su Teatro, su Anfiteatro o su templo dedicado a la diosa Diana hacen de la antigua capital de la Lusitania romana uno de los conjuntos arqueológicos mejor conservados de España, declarado Patrimonio de la Humanidad.

El excelente nivel de conservación de los templos, calzadas de piedra, puentes y embalses de Mérida (Badajoz), hacen posible retrotraerse en el tiempo para sentir el paso de la historia.

El inmenso legado romano queda recogido en el Museo Nacional de Arte Romano, donde se puede contemplar el pasado de la ciudad a través de una valiosa colección de objetos procedentes de Mérida (Badajoz) y su comarca.

Pueden admirarse ambiciosos proyectos civiles de la época, como el Puente Romano que cruza sobre el río Guadiana, destacado por su gran monumentalidad y uno de los mayores de aquel momento.

MéridaTambién cabe mencionar el Acueducto de los Milagros que servía para abastecer de agua la ciudad salvando el desnivel del río Albarregas, desde el vecino embalse de Proserpina, cuya presa romana aún se conserva.

De la dominación musulmana han quedado algunas muestras de arquitectura como la Alcazaba, en cuyo interior yace un aljibe de origen romano, reedificado y ornamentado con pilastras visigodas.

La huella romana sigue presente casi en cada rincón de Mérida (Badajoz), siendo el Teatro Romano una de las construcciones más emblemáticas y antiguas, construido en el siglo I a. C., poseía un aforo con capacidad para 6.000 espectadores con la escena teatral presidida por dos filas de columnas superpuestas y ornamentada con esculturas de divinidades y personajes imperiales. Junto a él se levanta el Anfiteatro, donde se celebraban luchas de gladiadores y fieras. Construcción contemporánea de la anterior, conserva algunos de sus elementos originales, tales como las gradas, los palcos y las tribunas.

Mérida (Badajoz) es una ciudad viva y que aprovecha su inmenso patrimonio para la realización de numerosas actividades culturales. Su monumentalidad se convierte cada verano en un marco impresionante para la celebración del Festival de Teatro Clásico y, cada primavera, en el mejor escenario para el desarrollo de la Semana Santa de Mérida, de la que se han iniciado los trámites para conseguir la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

En cuanto a la gastronomía, Mérida (Badajoz) comparte algunos platos con el resto de la región, como la caldereta de cordero (guiso a base de carne de cordero, cebolla, ajo y pimiento) o los productos derivados del cerdo, en especial los embutidos y jamones de cerdo ibérico. Son, igualmente, típicos el gazpacho y el ajoblanco (sopas frías), el conejo o la perdiz.

Cualquiera de los bares y restaurantes de Mérida (Badajoz) ofrecen al turista la posibilidad de saborear estas y otras especialidades, algunas de ellas en forma de aperitivos, como la oreja de cerdo, los espárragos trigueros o los quesos, que se pueden acompañar con los vinos de la provincia, con Denominación de Origen Ribera del Guadiana.