Mataró

MataroA unos 35 kilómetros de la ciudad de Barcelona se encuentra Mataró, la capital de la comarca del Maresme. Situada entre el mar Mediterráneo y la serranía prelitoral, este municipio es valedor de un rico patrimonio arquitectónico y arqueológico, fabulosas playas y un bello entorno natural, reclamos que, junto a sus fiestas, a sus tradiciones y a su oferta comercial, se han convertido en sus principales atractivos turísticos.

Rodeada por las poblaciones de Argentona, Cabrera de Mar, Dosrius y San Andrés de Llavaneras, Mataró (Barcelona) cuenta con 2,5 kilómetros de franja litoral dividida en cuatro playas: la de Ponent, la de Varadero, la del Callao y la de Sant Simó, todas equipadas con modernas dotaciones y múltiples servicios. En ellas, el viajero podrá disfrutar del sol y el mar, pero también de las múltiples actividades que se organizan, sobre todo en verano, como torneos de balonmano-playa o rugby, travesías a nado, korfball, taichí, paseos en golondrina, campeonatos de voleibol-playa, actuaciones musicales o partidas de ajedrez por equipos en el paseo marítimo, donde se suceden los bares, las terrazas y los restaurantes con ofertas para todos los gustos y bolsillos.

Por su privilegiada situación geográfica y sus instalaciones de alto nivel, el puerto de Mataró se ha convertido en un punto de referencia de la costa catalana. Con más de un millar de puestos de amarre, dispone de una amplia gama de servicios, comercios, establecimientos hosteleros y locales nocturnos. Para dar apoyo a las actividades de los clubes náuticos ubicados en dicha marina, así como para dinamizar otras iniciativas relacionadas con el frente marítimo, el Mediterráneo y la promoción de la ciudad, el recinto cuenta con una Base Náutica Municipal.

MataroSon muchos los lugares de interés que existen en esta localidad barcelonesa, por lo que lo más recomendable es seguir algunas de las rutas trazadas que permiten al viajero descubrir aspectos tan interesantes como el legado modernista de Mataró a través de la obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch; los restos arqueológicos de una villa romana de la antigua Iluro; las fascinantes pinturas del conjunto barroco dels Dolors; o los vestigios de la revolución textil de la que fue protagonista la ciudad. En cuanto a los enclaves más frecuentados por turistas, destacan, entre otros, el mercado de El Rengle y la Coll i Regàs, de estilo modernista; la villa señorial de Torre Llauder; el Centre d’Art y el Museo de Mataró, que exhibe desde materiales arqueológicos de la prehistoria, los íberos y los romanos, hasta obras de arte de la Edad Mediana y Moderna; la Basílica de Santa María y el conjunto dels Dolors, máximos exponentes del barroco mataronense; la Fundación Jaume Vilaseca, donde el visitante puede conocer los procesos de fabricación del género de punto puntal, que fue clave de la economía del municipio; o la Biblioteca Pública Pompeu Fabra, cuyo edificio incorpora un curioso sistema fotovoltaico.

Al estar situada en la falda de la cordillera litoral y al estar, a su vez, bañada por el mar, la localidad de Mataró (Barcelona) goza de unpatrimonio medioambiental rico y variado. Uno de sus principales recursos naturales es el alguer de Mataró, constituido por grandes praderas de posidonias, plantas endémicas del Mediterráneo. Esta especie es de gran importancia para el funcionamiento del ecosistema litoral y representa todo un espectáculo para los amantes del submarinismo. Para los que prefieran mantenerse con los pies en la tierra, el Parc del Montnegre i Corredor puede ser un magnífico lugar para ‘perderse’. A pie o en bicicleta de montaña, el visitante podrá descubrir espacios muy interesantes como Can Bruguera, el vecindario Mata o el parque forestal.

En cuanto a la gastronomía, la tradición agrícola especializada en cultivos mediterráneos y en productos hortícolas, así el carácter marinero de Mataró, han inspirado la cocina local, uno de cuyos principales ingredientes es la patata con denominación de origen, presente en exquisiteces como los guisantes con sepia.